martes, 6 de mayo de 2008

Guía para comprar un sobremesa para jugar (I)




Es posible que este especial os pueda interesar a muchos. En él vamos a tratar de configurar un ordenador potente, pero sin olvidar que nuestra economía no está lo más boyante en estos tiempos, y por ello también vamos a ajustarlo a una relación calidad/precio interesante, sin olvidar que estamos comprando un ordenador para jugar, y eso nunca ha sido barato.

Como en otras ocasiones, vamos a ir por partes: microprocesador, placa base, gráficas, memoria, etc., dando los por qués de esos componentes, su precio aproximado y las posibles alternativas.

Hoy comenzaremos con lo más importante de cualquier ordenador, el microprocesador y la placa base, y ya en las próximas entregas de este especial seguiremos repasando el resto de componentes: memorias RAM, tarjetas gráficas (en plural, por supuesto), disco duro, e incluso le daremos un repaso a la refrigeración, la caja, fuente de alimentación… empecemos.

Microprocesador



En el mercado nos encontramos con que Intel está bastante por encima de AMD, a pesar de su último procesador, el Phenom X4 9850. Para esta configuración vamos a elegir un Intel Q9450 con socket LGA775, un microprocesador de 4 núcleos a 2.66 GHz cada uno y caché L2 de 6 MB que tiene un precio de unos 300 euros. Podríamos haber elegido un Q9300, el modelo inmediatamente inferior a este Q9450, pero la diferencia de precio es de unos 50 euros frente a una caché L2 de el doble.

Si nos parece excesivo, podemos encontrar el Intel Q6600 por 200 euros, un micro que está dando un rendimiento excepcional con cuatro núcleos a 2.4 GHz y 4 MB de caché de segundo nivel, aunque la partida seguiría ganándola el Q9450 debido a su mayor reloj y memoria caché, además de que este último es una generación superior (Yorkfield) frente al Q6600, que es un Kentsfield.

Podéis ver una comparativa entre el QX9775 (que lo descartamos por costar unos 1.500 dólares), el Q6600 y el Q9450 en este link.

Más información | Intel.

Placa Base



El cerebro de nuestro ordenador tendrá que ser coordinado por alguien que sea incluso más listo que él. ¿Lógico no?. Vamos a seleccionar una de las últimas placas base que, aprovechando que vamos a montar gráficas NVidia, traerá el último chipset nForce, el 790i.

La placa elegida es la XFX nForce 790i Ultra 3-Way SLI LGA775 DDR3, compatible con el Q9450 que hemos elegido anteriormente y que posiblemente sea lo más potente del mercado.

Comparando el nForce 790i frente al anterior 780i la diferencia no es enorme, pero sí significativa , principalmente debido a que se utilizan memorias DDR3 en vez de DDR2. Por ejemplo, en este test (vía Noticias3D) se pueden ver algunos benchmarks en los que el 790i está por encima del 780i en prácticamente todos los casos, presentando mejoras de por ejemplo un 6.5% en el benchmark PCMark 05 corriendo el test de potencia gráfica. Que justo es lo que a nosotros nos interesa.

Es interesante saber que, además de traer el 790i y ser compatible con las últimas memorias RAM DDR3, esta placa base permite el 3-way de NVidia del que hemos hablado en varios ocasiones

Muchos pensaréis que no merece gastarse la pena los 300 euros que cuesta esta XFX nForce 790i Ultra 3-Way SLI LGA775 DDR3, más aún sabiendo que hay placas muy buenas incluso por los 100-150 euros. Sin embargo, estamos buscando algo para jugar, realmente potente y que nos permita mover los juegos nuevos de aquí a al menos un par de años sin problemas. Si consideramos esta opción como excesivamente cara, podemos movernos a placas con chipset 780i que vienen a costar alrededor de los 200 euros.

Más información | XFX.

Próxima entrega, seguiremos con lo que más importa: le pegaremos un repaso a las memorias DDR3 que instalaremos en este nuestro nuevo ordenador, y por supuesto: ¿qué gráficas montar a un ordenador para jugar?. Una pregunta que en la mayoría de las veces tiene una respuesta realmente compleja.



copiado de http://www.xataka.com