domingo, 7 de octubre de 2007

Mediante anillos de oro crean un dispositivo que proporciona invisibilidad


Una serie de anillos concéntricos de oro pueden desviar las ondas electromagnéticas de frecuencias correspondientes a la luz visible, haciendo que viajen alrededor de un objeto determinado haciéndolo invisible. Para el observador, sencillamente el objeto no está allí.


No es la primera vez que hablamos de un mecanismo que permite volver invisible un objeto. Sin embargo, en esta oportunidad se trata de un dispositivo completamente funcional, aunque solo es capaz de ocultar objetos de muy pequeño tamaño.

El dispositivo en cuestión fue construido por un equipo supervisado por Igor Smolyaninov, en la universidad de Maryland, y está basado en algunas ideas teóricas publicadas por Vladimir Shalaev de la universidad de Purdue (Indiana), a principios de año.

Lamentablemente no es algo que puedas usar para esconderte de tus acreedores o de tu suegra, ya que solo funciona con objetos de apenas 10 micrómetros en diámetro. Básicamente, dirige los rayos de luz alrededor del objeto en cuestión y los envía al lado opuesto. Para la persona que intenta observar el objeto, las ondas de luz parecen haberse movido en una línea recta, así que el dispositivo y todo lo que está en su interior permanecen invisibles.

Este logro aparece poco tiempo después del anuncio hecho por científicos estadounidenses y británicos de que habían creado un “capote” de invisibilidad que funcionaba en la región del espectro electromagnético correspondiente a las microondas. Se suponía que iban a pasar varios años antes de lograr algo parecido para la luz visible, pero evidentemente el equipo de Smolyaninov lo consiguió en un plazo extraordinariamente corto.

La idea de crear un dispositivo que nos permita ser invisibles es muy antigua, y se han sugerido hasta el empleo de agujeros de gusano para lograrlo. Pero por lo visto, no hará falta un dispositivo tan complejo ni esperar tanto tiempo para obtener un resultado aplicable al mundo real.