miércoles, 24 de octubre de 2007

Ubuntu 7.10: cerca de la perfección

Nueva entrega de esta distribución que está llevando a GNU/Linux a cotas insospechadas. No tanto por la robustez del sistema y su fiabilidad, cualidades innatas ya de por si en Linux, si no por los añadidos de calidad que está trayendo esta distribución y que la diferencian del resto de distros que copan el mercado.

La nueva Ubuntu para máquinas desktop llega con los efectos 3D en el escritorio como bandera gracias a Compiz Fusion, el compositor de ventanas de moda después de la fusión de Compiz y Beryl, integrado con el último Gnome, el 2.20 . Ya en el proceso de instalación, el mismo sistema evalúa nuestra máquina y decide si es apta o no para activar los efectos gráficos avanzados, que siempre podremos activar -o desactivar- a posteriori.

Los drivers propietarios han sido uno de los puntos polémicos de esta distribución desde hace tiempo, pero parece que esto no ha afectado a la resolución de Mark Shuttleworth y su equipo de desarrolladores para continuar incluyéndolos. Tarjetas de red inalámbricas, tarjetas gráficas e impresoras se ven beneficiadas, aumentando el número de estos dispositivos reconocidos y configurados por defecto a partir de la instalación del sistema.

La documentación de ayuda también se ha ampliado y mejorado, todo ello con el usuario final en mente y con la finalidad que parece clara de arrebatarle clientes al Windows de Microsoft.

También se ha mejorado la experiencia de la navegación web con la instalación de una serie de plug-ins en Firefox que han sido previamente certificados por Canonical.

Paralelamente a la publicación de Ubuntu 7.10, también se han liberado las nuevas versiones de sus derivados oficiales: Kubuntu (en la cual KDE substituye a Gnome), Xubuntu (con el entorno gráfico de escritorio Xfce), Edubuntu y, por vez primera, Gobuntu, una distribución 100% libre (como Debian) que quiere servir como base a las distros derivadas de Ubuntu.