martes, 3 de junio de 2008

Las puertas traseras de Windows: un informe de resistenciadigital.com.ar

He oído hablar bastante sobre las "puertas traseras" que se dejan abiertas a propósito en Microsoft Windows con el fin de que cualquier persona con suficientes conocimientos puedan entrar en las PCs de cualquier parte del mundo para recolectar información.

La National Security Agency (NSA), es la agencia más importante en este sentido, que se dedica a inmiscuirse en todo tipo de comunicaciones, ya sean telefónicas, internéticas, de radio, etc. Poseer puertas abiertas en Windows es una gran ventaja, un ahorro de tiempo. Si bien se podría entrar sin aquellas, el hecho de que existan [y existen pruebas] habla de un punto central en el esquema del software privativo: el poder está en manos de cualquiera, salvo del usuario del software.

Todos tenemos derecho a la privacidad, a la libertad de expresión, y los Estados tienen derecho y obligación, diría, de ser independientes y soberanos entre sí, o de decidir de quién dependerán. Al menos, los países deberían poder decidir si dejan o no entrar a agentes estadounidenses en sus sistemas informáticos: con Windows esa opción de elegir no está presente.

Los proyectos Carnivore y Echelon (reconocido por el parlamento europeo) filtran todos los mails que a los cuales puedan acceder, conversaciones de chat por múltiples sistemas [msn, etc], páginas web, buscando palabras clave que sean sensibles a la seguridad del país del norte.

Los gobiernos de diversos países deberían conocer esta información y tomar medidas al respecto, es fundamental que los sistemas de administración pública, tanto como los sistemas informáticos hogareños, estén al resguardo del espionaje, no porque alguien esté haciendo "algo malo", sino porque es un derecho humano decidir quién puedo y quién no puede ver nuestros datos confidenciales.

En los sistemas operativos libres las posibilidades de intrusión son menores, aunque jamás imposibles, de hecho en Debian (y por lo tanto en derivados como Ubuntu) hace poco hubo un problema por el cual se empeoró un paquete que permitía, ya modificado, lograr acceso de root (administrador) al equipo. Lógicamente el bug fue corregido rápidamente, pero quizá existan unos cuantos miles de sistemas instalados disponibles para que cualquier especialista se introduzca en ellos.

Al menos, en Alemania y otros países se han suspendido en algunas dependencias estatales el uso de productos de Microsoft debido a razones de seguridad.

Los invito a leer un informe al respecto de todas las cuestiones mencionadas.